Comisiones Obreras - Yo, Industria

Comisiones Obreras - Yo, Industria
Comisiones Obreras - Yo, Industria

lunes 29 de febrero de 2016

CCOO se mantiene en alerta y exige información fidedigna sobre el tratado de libre comercio que negocian EE UU y Europa

  • Santander acoge la primera jornada conjunta que organizan Agroalimentaria e Industria de CCOO. Sus sindicalistas analizan, junto a las patronales y a los grupos políticos, el impacto que podría tener el TTIP en sus sectores

¿Cómo afectará el Tratado de Libre Comercio que negocian Estados Unidos y la Unión Europea (TTIP) a la sostenibilidad de la industria y al sector agropecuario de Cantabria?. Con el objetivo de responder a esta pregunta, el 26 de febrero participaron en Santander, en una jornada de análisis y debate, más de cien sindicalistas de las federaciones de Agroalimentaria e Industria de CCOO. También acudieron medio centenar de representantes de las patronales de los sectores afectados, organizaciones políticas y sociales de la región.

Fuente: Madrid. La presidenta del Parlamento Cantabria fue la persona que se encargó de dar la bienvenida a los asistentes a la jornada que el viernes pasado tuvo lugar en Santander para analizar el impacto del TTIP. El secretario general de CCOO de Industria saludó que se realizase una sesión de trabajo de estas características y recordó que las dos federaciones sindicales seguirán "haciendo estos debates" en el marco del proceso que se ha abierto y que culminará en la futura fusión.
 
Agustín Martín también recordó cuál es la posición de CCOO respecto a la negociación del TTIP. Rechazó el proceso abierto por la falta de transparencia en relación con los efectos sobre los trabajadores, los ciudadanos y el sentido democrático de las decisiones que puedan adoptarse en ese marco. Por ello, resaltó, es preciso estar atentos sobre las consecuencias en la actividad económica e industrial competencia de ambas federaciones, que engloban una parte fundamental de la economía española y el 95% del PIB industrial.
 
En la industria de Cantabria, el comercio exterior apunta a que una proyección comercial, en el marco de un acuerdo con EE UU, podría beneficiar al sector metalúrgico, aunque esta actividad incorpora un menor valor añadido que las importaciones que llegan a la región. En la política comercial regional se ve afectado el 45% del empleo del sector industrial y de la alimentación.
 
El secretario general de FEAGRA explicó por qué tiene sentido que un sindicato se sume a debates de estas características, señalando los efectos que tiene sobre la vida de los ciudadanos, teniendo en cuenta que cinco millones de trabajadores y trabajadoras están afectados por exportaciones de productos a los EE UU.
 
Jesús Villar informó de la herramienta utilizada como experiencia piloto, única en Europa y en España protagonizada por un sindicato, y que tiene como referencia al sector agropecuario español. Para el secretario general, se incorporan propuestas y medidas concretas al tratado que son sensibles y que impactan en personas y sectores que se verán afectados de forma negativa.
 
En este sentido, manifestó la necesidad de acometer en este proceso no solo efectos paliativos sino preventivos. Al mismo tiempo, señaló su preocupación por el hecho de que la duodécima reunión no contemplara, entre los nuevos sectores previstos a tratar, el agroalimentario.
 
La consejera de Asuntos Agrarios de la Embajada de EE UU en España, Rachel Bickfort, señaló que, en materia alimentaria, EEUU y España no compiten con productos, sino que se complementan en muchos de ellos, sobre todo en lo relacionado con la transformación, donde España exporta al resto de Europa y a los EE UU.
 
Insistió en que en el marco de los contenidos de la negociación que se viene realizando, son más fuertes los factores que las dos áreas tienen en común que las diferencias y desencuentros: "No podemos esperar a que los países BRIC nos arrinconen, porque están armándose económicamente, mientras que EE UU y la UE nos enfrentamos en el marco de una fuerte competencia que puede provocar debilidad ante el resto del mercado global".
 
El portavoz de la Comisión Europea en España, Dimitri Barua, destacó que en este proceso hay que estar más alerta que alarmado. Reconoció el déficit de información que ha venido acompañando a este proceso, aunque consideró que es el proceso más abierto de todos los que se han venido produciendo con la participación europea. "Más de 300 organizaciones se vienen reuniendo de forma habitual con la delegación de EE UU y la UE tras las sucesivas negociaciones". Aunque dijo ser consciente de que la información no llega a los ciudadanos, responsabilizó de este retraso a los gobiernos respectivos. Resaltó que los 751 delegados y delegadas tienen acceso a la información y que el resultado de la negociación será motivo de debate y decisión final por parte del Parlamento Europeo. Se trabaja con pausa pero sin prisas, dijo.
 
Insistió en que no hay disposición alguna de sacrificar los estándares sociales, medioambientales y ninguna reglamentación europea está sometida sobre la mesa a debate, ni los servicios públicos y su privatización. Todo ello está blindado y, aunque se quisiera, el Parlamento Europeo no lo permitiría, señaló. Según el representante de la Comisión Europea, en los tribunales de arbitraje actuales los jueces vienen avalando la legalidad de los gobiernos en todo lo que se refiere a la salud pública y al medio ambiente. Lo que se pretende es reformar estos tribunales y modernizarlos, prevaleciendo el carácter público de los mismos sobre la intervención de los expertos privados.
 
Dos mesas de debate
 
Las empresas presentes en la primera mesa de debate señalaron una especial confianza en que los posibles acuerdos del TTIP favorezcan la competencia. Resaltaron los excesos que se vienen produciendo en el entorno de estas negociaciones sobre los efectos positivos y negativos del TTIP. Las empresas de alimentación creen que la ganadería es la que debería estar más preocupada, mientras que la industria exige mayor agilidad en la utilización de las medidas antidumping.
 
La mesa de los partidos políticos cerró el debate de las jornadas. La mayoría de las organizaciones presentes, salvo el Partido Popular y Ciudadanos, señalaron se posición contraria a las formas y contenidos que se vienen negociando en el marco del TTIP. De hecho, la mayoría del Parlamento cántabro, donde se realizaron estas jornadas, había decidido hace algunos meses rechazar el TTIP en el marco de una proposición no de ley presentada por Podemos.
 
La organización de esta jornada corrió a cargo de las federaciones de Agroalimentaria e Industria de CCOO. Contó con la colaboración del Parlamento de Cantabria, que cedió sus instalaciones y con la de la Sociedad para el Desarrollo Regional de Cantabria (Sodercan), que avaló económicamente su desarrollo.

Galería de fotos de las jornadas --> https://goo.gl/photos/pMwPLbhDq9r9W6Hq6

CCOO se mantiene en alerta y exige información fidedigna sobre el tratado de libre comercio que negocian EE UU y Europa

lunes 29 de febrero de 2016

Vínculos de interés relacionados

Galería de fotos de las jornadas